La degeneración corticobasal es un trastorno neurológico progresivo caracterizado por la pérdida de células nerviosas y reducción de áreas específicas del cerebro, como la corteza cerebral y los ganglios basales. Este es un trastorno progresivo y alrededor de los 60 años aparecen los primeros síntomas. El cuadro clínico de este trastorno afecta principalmente un lado del cuerpo, pero a medida que progresa la enfermedad, ambos lados se deterioran. Otros síntomas y señales pueden incluir la pérdida de la memoria, apraxia (problemas para realizar movimientos coordinados), mioclonos (movimientos musculares bruscos involuntarios) y contracciones musculares involuntarias, rigidez muscular, inestabilidad postural, etc. Las personas con degeneración corticobasal pueden tener problemas visuales y espaciales que hacen que sea difícil interpretar la información visual que se encuentra a su alrededor.