¿Sabías qué? Entre 250,000 y 500,000 personas sufren cada año en todo el mundo lesiones medulares, estas en su mayoría son atribuibles a accidentes de tránsito, caídas o actos de violencia. Las lesiones medulares se asocian al riesgo de padecer diversas enfermedades secundarias que pueden resultar debilitantes como por ejemplo, espasmos musculares, osteoporosis, úlceras por presión, dolores crónicos, complicaciones respiratorias, etc. La localización y la gravedad de la lesión influyen también acerca de la dependencia del paciente y el porcentaje para padecer afecciones secundarias que pueden llegar a ser prevenibles.