¿Sabías qué? un absceso o empiema cerebral son originados por un encapsulamiento de pus y tejido inflamatorio generado por un proceso infeccioso que tiende a crecer de forma progresiva. El cuadro clínico presente en este tipo de patologías puede provocar fiebre, malestar general, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, síntomas neurológicos (pérdida de fuerza en un lado del cuerpo, dificultad para hablar, desorientación, etc.) este puede ser variable en función de su localización y tamaño.